Los retos creativos, una gimnasia mental

Me encantan los retos creativos. Me gusta mucho participar en ellos y más me gusta si se prolongan en el tiempo porque me mantienen activa y alerta. Para mí son como una gimnasia mental. 
Mi historia de amor con los retos no es nueva. En 2015 tuve un primer encuentro con una actividad de este tipo cuando a lo largo de tres meses me impuse la rutina de publicar cada mañana un #micropensamiento. Se trataba de crear a diario un juego de palabras que a modo de pequeños pensamientos recogieran mis principales experiencias, vivencias o sentimientos del día anterior. Entre algunas ideas interesantes que se me ocurrieron en aquel momento se encuentra el nombre del proyecto "No me cuentes historias... ¡Dibujamelas!" que unos meses después lanzamos junto con Ramón Besonías y que formó parte de los inicios del interesante movimiento que se ha dado a nivel educativo en torno al mundo del visual Thiking.
Ese mismo año, en abril, tuve un pequeño escarceo con un reto personal que me auto impuse en Instagram al que llamé #vocales y que me llevo a utilizar las vacaciones de semana Santa para capturar a diario imágenes de cada una de las letras en diferentes carteles y rótulos callejeros.
Poco después, el descubrimiento de #garabatember2016 me llevo a un intenso mes de septiembre en el que a partir de un garabato diario.
En 2017 #VisualTrazo fue el reto que planteamos en la primera edición del Mooc sobre Visual Thibking en educación, #VisualMooc y con el que fui descubriendo las posibilidades que me ofrecía mi recién estrenado iPad.
El 2019 Ramón Besonías lanzó el reto #dibucedario y a pesar de iniciar el trayecto con mucho interés y entusiasmo, las circunstancias me llevaron a detenerme en la letra J
En octubre de 2020 volví a las andadas con un mini reto que titulé #Emoticara sobre la #EducaciónSXXI
Y así llegamos a enero del 2021, de nuevo, al reto #dibucedario2021, cuando me he quedado con el buen sabor de boca de haber finalizado una tarea en el que he tratado de aprender algo más sobre el lenguaje de signos, tratando de visibilizarlo con mi incorporación a la campaña #YoutilizoLSE todo ello jugando con elementos simples para generar metáforas que amplíen mi vocabulario visual relacionado con los verbos de la taxonomía de Bloom.

Comentarios